Empezar una nueva vida, empezar de cero en otro lugar, cualquiera que sea, conlleva algunas responsabilidades. A veces volver a empezar no es igual que empezar de nuevo. Cuando vine a Canarias a vivir empecé de cero y ahora, estoy preparada para volver a empezar en Madrid.

Espero que, mi querida Madrid me perdone por no pasar más inviernos enamorada bajo sus luces, tiene que comprender que no me he vuelto a enamorar nunca más. Olvide a mi primer amor contigo, pequeña Londres. Nadie como tú me puede hacer volar a otra época caminando por sus calles, enamorándome de cada fuente, de cada nube del cielo, de cada estrella y de cada árbol. Solo tú me viste de princesa y me protege de mí misma envolviendome con su encanto atemporal.

Por eso, he aquí las normas para empezar una nueva vida y prepararse para volver a empezar:

1) Vete, pero no huyas. Es importante dejar bien atados los cabos antes de partir. No hay nada peor que dejar atrás un infierno, no tendrás un sitio al que volver nunca. Por miedo quizás. Enfréntate a todo lo que tengas pendiente antes de partir.

2) Deja muy claro en tu origen porqué te vas. No hay nada peor que sentirse abandonado.

3) Se fiel a ti mismo. Al llegar, ten muy claro quien eres y si, aún no lo sabes, descúbrelo allí. No porque seas nuevo quiere decir que puedas ser quien tú quieras ser. Sé fiel a tus principios. No puedes cambiar tu pasado, aunque esté lejos. Y todos somos el resultado de lo que hemos vivido. Asique vive.

4) Busca un motivo por el que haya merecido ir allí. Rejuvenece sintiendo todo lo nuevo a tu alrededor. Haz todo lo que quisiste hacer y no hiciste, lo que no te atreves a hacer. Es muy agradable ver que haces nuevos amigos, porque te recuerdan que dentro de tí hay algo que no veías, algo bueno que ellos saben que tienes, donde quiera que vallas eso estará siempre contigo. Por eso es importante que lo muestres antes incluso que tu propia identidad.

5) No te olvides de lo que tenías y aprovecha para ver quien sigue recordándote; pero no te enfades si alguien deja de pronunciar tu nombre. Hay personas que te querrán para siempre y otras que te querrán solo en una época de tu vida, pero eso no quiere decir que seas menos valiosa para alguno de ellos. Todo lo que hagas tendrá ecos en la eternidad si lo haces de corazón.

6) Haz que te recuerden! Tal y como dice la regla 5, haz que no te olviden! Vive con ellos tu aventura!Y siembra mucho, quien siembra siempre recoge!

7) Asiéntate en el nuevo territorio y pregúntate si éso es lo que quieres para tí para el resto de tu vida. Igual que te has ido podrás volver o marcharte a otro lugar. Piensa en cómo has llegado hasta donde estás y qué es lo que has encontrado en el camino.

8) Valora lo que has conseguido. Ahora es tuyo y nadie podrá arrebatártelo, asique haz que merezca la pena.

9) Viaja en el tiempo y haz memoria de quien ha merecido tu tiempo y quién no. Si eres objetiva te darás cuenta que todo, al final, merece la pena haberlo vivido, pero son pocas las cosas que merece la pena seguir viviendo. Asique averigua lo que te han aportado y díselo. Averiguar lo que has sido tú para ellos será fácil, solo tienes que ver quien se despide de tí y quien te dice ¡Hasta la vista!.

10) La última y más importante a tu vuelta, enseña lo que has aprendido. Demuéstrales que ya no eres la misma! Y haz siempre, tu propio camino.

Gracias por este fantástico año. Esto es solo un prólogo de lo que tengo dentro de mi.