Porque como dice la canción: "Y esque empiezo a pensar que el amor verdadero es tan solo el primero, y es que empiezo a sospechar que los demás, son solo para olvidar..."

Tengo un secreto dentro de mi alma. Una promesa sin cumplir. Algo que dentro de mí me recuerda que aún no te has ido y que no te irás nunca. Porque vives en mis adentros. Y yo prometí cuidarte y ahora prometo seguir hacia delante, sin tí, conmigo. Prometo olvidarte, sacarte de mí. Porque sin tí no puedo vivir y tampoco puedo vivir contigo.

Pero antes tu recuerdo era precioso, antes eras el ángel que me guardaba los besos, a pesar de que no fueran tuyos. Eras quien me abrazaba cada noche mientras dormía para que nunca olvidase la historia más bonita del mundo. Y cada sueño era tu sueño. Cada beso era tuyo. Incluso aún sabiendo que no eras tú. Tú en mi alma eras un velero, que me llevaba a mares de paz.

Y cuando todo iba a ser perfecto... todo se volvió imperfección. Algo más que nosotros mismos hizo del infierno el paraiso, cambiando el fuego por nubes que quemaban igual por dentro. Tú veías cielo, yo veía infierno. Tú veías espinas, yo veía rosas. Y así con todo, nuestra historia terminó. Sin saber cómo ni cuándo ni porqué... solo supimos que los sueños se habían roto.

La historia más bonita del mundo, tuvo el peor final. No tiene un bonito recuerdo, tiene un sabor dulce con un toque muy amargo. Como el mejor de los vinos. Como el peor de los sueños.

Todo lo que he vivido sin tí, fue porque estabas conmigo. Ahora ya no existen las casualidades. Sentía tanto orgullo de vivir algo tan bonito, de saber que alguien al otro lado estaba sintiendo por mí, la misma sensación que yo tenía dentro. Hubiera dado todo mi ser, por vivir sabiendo que tú guardabas para mí y yo para tí el recuerdo de esa historia perfecta que ahora ya no existe.

Se desvaneció porque ya no crees en ella. Porque no creiste en mí. Ganó la realidad a los sueños. Y ahora ya no hay nada que una nuestros caminos. Ya la historia ha terminado. Aún antes de que tú y yo nos separásemos. Se cortaron los hilos de la historia gracias a la desconfianza.

No importa ´cuán inocente seas. Ni la vida ni el amor respeta reglas. Tus reglas son las que aprendiste viniendo hasta aquí. Y ahora que has llegado, mira atrás ¿Está ahí tu historia? ¿Has llegado hasta aquí con las manos vacías?

Quizás la historía más bonita del mundo, no sea una historia de amor, sino de superación. La historia de una niña que se hizo mujer, atravesó todo lo que se interpuso en su camino para llegar hasta áquí, pero que seguirá luchando, sufriendo, llorando y entregando todo por un sueño que nadie más que ella, puede ver. Y ella, el día de mañana mirará atrás y verá la historia más bonita del mundo y sentirá suerte. Sí que la sentirá. lo conseguirá. Y cuadno llegue, habrá cumplido su promesa.